Las mejores pilas recargables para el flash

Cuales son las mejores pilas recargables para el flash de la cámara.Esta es otra de las preguntas del millón. Porque el flash DEVORA las pilas, sean pilas recargables o pilas alcalinas. Es mejor prescindir de las segundas, porque el impacto ambiental y económico puede hacer estragos. Así que nos quedamos con las mejores pilas recargables.

Las pilas que utilizamos para cargar nuestro flash tiene que tener unos mínimos, que ahora explicamos. Lo fundamental es el amperaje, medido en mAh, que nos da una idea de la potencia, tiempo de recarga del flash, tiempo de carga de la pila recargable, y tiempo de duración en servicio de las baterías.

También habrá que tener en cuenta que unas cabezas de flash consumen más que otras. Yo utilizo en mis reportajes el Canon Speedlite 600EX-RT, una auténtica máquina de iluminar, el flash perfecto, pero también un auténtico devorador de pilas recargables.

¿Qué problemas pueden dar las pilas recargables?

Si en mitad de un reportaje o de una sesión de fotos ves que solo una de cada cinco fotos acciona tu flash es que tienes un problema. Las pilas recargables del flash de tu cámara han perdido la carga o es que han perdido potencia con el tiempo, la falta de uso o que se han cuidado poco. Un buen rendimiento en las pilas y en el flash significa que hasta puedes tirar una ráfaga de fotos y que TODAS van a tener soporte de luz desde el flash. También se le pide a un buen flash que se recargue deprisa entre foto y foto, y ahí entra la importancia, una vez más, de la potencia de tus pilas recargables.

Es desesperante comprar un juego de pilas y que te dejen tirado al poco de ponerlas, ¿te ha pasado? Esto suele suceder cuando la potencia de las pilas es baja. Ojo, ya no es solo que estén cargadas las pilas al 100% o no, es que su potencia es insuficiente aun estando cargadas a tope.

La potencia de las pilas recargables se mide en mAh, o miliamperio-hora, una medida de capacidad de corriente. Tendrá más capacidad y, por tanto, más potencia, una batería recargable de 2.800 mAh que una de 1.200 mAh. Para el mando a distancia de un televisor, que solo precisa un pequeño empujón de corriente, pueden valer unas pilas recargables de 1.200; o para un ratón inalámbrico, si no te importa recargarlo de vez en cuando. Pero si lo que quieres es que el flash de tu cámara recargue pronto y esté siempre disponible necesitas unas pilas que tengan buena potencia. Un mínimo de 2.500 mAh es fundamental para unas pilas de un flash.

También hay que tener en cuenta que una pila recargable de 2.800 mAh tarda en cargarse aproximadamente el doble que una batería de 1.400 mAh, por ejemplo. Para acortar tiempos de carga habrá que escoger un buen cargador de pilas, pero de esto hablaremos en otro artículo.

Las mejores pilas recargables para el flash de tu cámara

El uso que yo le doy al flash y a las pilas recargables es profesional, o sea que es un nivel bastante alto de exigencia, les doy “mucha caña”. Pero el material que uso no es más caro o más especial que el que se use para las fotos en la boda de un amigo, o en una salida de tour fotográfico. Es más, si eres exigente, seas o no profesional, si te gusta que todo tu equipo funcione como un reloj suizo, tus estándares son iguales o mayores que los de un profesional de la fotografía.

También observar que todas las pilas recargables de las que estoy hablando son pilas de NiMH (níquel-metal hidruro). Las pilas de NiCD (níquel-cadmio) pasaron a mejor vida, con sus problemas de efecto-memoria y sus problemas de sobrecarga. Estas NiMH llevan muchos años en el mercado y de momento no se han visto reemplazadas por ninguna, o sea que estamos con la tecnología punta 😀

Las pilas recargables para el flash que uso desde hace años son las Ansmann 2850. Las llevo comprando más de diez años y prefiero no cambiar de marca porque hasta ahora se han demostrado imbatibles en cualquier entorno que las he utilizado. Porque responden, por precio y por durabilidad. Relación calidad/precio es la mejores del mercado con diferencia.

Algunas que he visto recomendadas son las Eneloop, que son de la marca Panasonic. Ahora hay mucho ruido con estas pilas, será una campaña comercial. Tienen menos amperaje pero no tienen mala pinta. Las Eneloop son de 2.500 mAh (miliamperios-hora) frente a los casi 2.650 mAh de las Ansmann, y estas últimas pagando menos. En todo caso, sería muy de agradecer si alguien ha probado ya este tipo de pilas recargables en el flash de su cámara y quiere dejar un comentario sobre la experiencia. Yo no descarto usarlas algún día. Pero de momento no me cambio de marca, por precio, por fiabilidad, y por los buenos años que he tenido con ellas. Recientemente compré 8 pilas recargables de Ansmann en Amazon: aquí.

Qué cargador usar para las pilas recargables

Algo importante a tener en cuenta es el cargador de las nuevas pilas. No es igual uno que otro y la primera diferencia es el tiempo de carga, que está directamente relacionado con los mAh o el amperaje que nos da el cargador y que entra en las pilas. Ahora que tenemos pilas recargables específicas para el flash de la cámara de fotos no tenemos unas pilas normales de mando a distancia, por ejemplo, no tienen 1.000 mAh sino casi el triple, y con el mismo cargador tardaremos más del triple de tiempo en cargarlas que las pilas más convencionales.

También conviene tener en cuenta que un mal cargador o con potencia insuficiente, podría dejar tus pilas recargables con menos potencia y eficiencia a como venían de fábrica. Y esto es lógico: si el cargador no pasa de 200 mAh, por ejemplo, según vayan cargándose las pilas más “trabajo” le costará al cargador hacer su trabajo, y en pilas de mucha carga no llegará a completarlas al 100%, ni por asomo. Unas pilas recargables que quedan siempre cargadas al 70% o 75% ya sabemos que no van a ser las grandes pilas que necesitamos y durarán menos de lo que deberían.

Así pues, convendría valorar la compra de un cargador solvente, seguro y potente. Los calificaría viendo tres condiciones: potencia de carga, visualización de funciones y si es capaz o no de renovar las baterías. Es evidente que al que le pidas las tres cosas va a ser más completo y quizá más caro que uno que solo quieres que cargue las pilas sin tener problemas por el tiempo que tarde. Este tema lo trato en otro artículo de este blog más adelante, de momento deciros que para cargar mis pilas he vuelto a confiar en Ansmann, después de probar otros tres cargadores que tampoco me han ido del todo mal. He comprado un todoterreno de los cargadores de pilas recargables.

Consejos para las pilas recargables

  • Haz grupos de pilas. Marca las pilas para agruparlas. Según las sacas del blister en que vienen las pilas, procura marcarlas con un rotulador indeleble o similar. Yo les pongo palitos, como números romanos (grupo I, grupo II, grupo III…). De esta forma aseguras que esas pilas se han recargado y han trabajado juntas desde el principio. También evitas mezclar pilas antiguas con pilas nuevas, que evidentemente no tendrán el mismo rendimiento según pasan los meses.
  • Compra cajas de plástico para su almacenaje. Nuestros grupos de 4 pilas AA las puedes meter en cajas de 4. Si durante un reportaje o una jornada de trabajo quieres identificar cuales están descargadas y cuales no bastará con meter dentro de la caja de plástico un papelito, a modo de etiqueta. Es lo más práctico. También en Amazon hay docenas de proveedores de cajitas de pilas a un euro o similar.
  • Usa un buen cargador. No es imprescindible que tenga panel LCD, o recupere las pilas, y cosas por el estilo (aunque yo desde que tengo uno así ya no me quiero cambiar), pero un mínimo que has de pedirle a tu cargador de pilas recargables es que tenga potencia. Antes de comprarlo procura que en la ficha técnica se indique el “output” claramente y que este sea suficiente.
  • Almacénalas al 60% o 70% de carga. Hay artículos de todo tipo sobre este tema de almacenar las pilas recargables. Pero todos coinciden en que una pila cargada al 100% con el tiempo se desgasta más que una que tiene algo menos de carga, sobre todo si va a estar mucho tiempo sin usarse. Lo ideal, de todas formas, es que se usen a menudo. Y si tienes un cargador que puede descargar y volver a cargar las pilas úsalo también de vez en cuando.

Pongo aquí la ficha técnica de un cargador bueno (con menos potencia que esto que indico te la juegas):

Input (entrada):

  • 12V – max. 1.5A

Output (salida, lo importante):

  • 2x 1.45V – max. 1800 mA – AA (es decir, máximo de 1.800 mA para dos pilas AA)
  • 4x 1.45V – max. 800 mA – AA, AAA (hasta 800 mA para dos pilas tamaño AA y dos tamaño AAA)

¿Cuántas pilas recargables hacen falta?

En tu mochila puedes llevar más o menos pilas dependiendo de lo que uses el flash, como es lógico. Pero si vas a hacer una boda completa te aconsejaría un mínimo de 12 pilas recargables de más de 2.600 mAh o 2.700 mAh. Y lleva también el cargador, porque antes del banquete seguramente estés cargando un grupo o dos. Si es algo corto, como una presentación de un libro, quizá con un paquete de 4 pilas y otro de reserva puedes funcionar.

Como último recurso, suelo llevar en la mochila también un paquete de 4 pilas alcalinas AA. Si se diera el nefasto caso de que todo falla siempre tengo esas de emergencia, que no duran ni por asomo lo que unas buenas pilas recargables, y es lo más antiecológico que hay, pero te pueden salvar unas cuantas fotos.

Espero que este artículo te sirva para encontrar las mejores pilas recargables y, a ser posible, las pilas recargables más baratas, dentro de las mejores. Si te ha sido de ayuda te pediría que lo compartieras en redes, es el mejor aplauso de los que escribimos 🙂